dimecres, de març 15, 2006

Vergonya nacional

Vergüenza nacional
Javier Llopis

Por muchas veces que pase, resulta imposible acostumbrarse. Por más previsible que sea, el boicot institucional del Ayuntamiento de Alcoy a todos los actos que tengan algo que ver con Ovidi Montllor sigue siendo una indignidad injustificable, una decisión sectaria que convierte a sus promotores en una vergüenza nacional para los habitantes de la ciudad que vio nacer al cantautor. Buceando en las hemerotecas, resulta difícil hallar tal grado de miseria moral, a pesar de que las viejas páginas de los periódicos suelen ir repletas de historias escasamente edificantes.Durante el último año, mientras se conmemoraba el décimo aniversario del fallecimiento de Ovidi, los alcoyanos nos hemos ruborizado viendo como universidades, ayuntamientos y entidades culturales de toda España organizaban homenajes al autor de «La fera ferotge», mientras nuestra administración local rechazaba, una tras otra, las peticiones para sumarse al acontecimiento. El ridículo se ha visto compensado, al menos en parte, por ese encomiable esfuerzo de voluntarismo que han hecho los colectivos culturales de la ciudad, organizando una intensa programación para el «Any Ovidi», al margen de todos los circuitos de ayudas oficiales.

Todas estas sensaciones se me acumularon, a la vista de la fotografía de los actos de inauguración del homenaje que la Politécnica le esta rindiendo al desaparecido cantante. Dolía la ausencia de representantes municipales en esa cita y más, si tenemos en cuenta que estamos hablando de una corporación capaz de montar un despliegue institucional para presentar un cursillo de macramé.

Apagados los ecos del aniversario y de la indignación, llega la hora de hacer balance. De esta triste historia, se extrae una conclusión: la política cultural del PP ha quedado totalmente descalificada por su absurdo e inútil empeño en negar la existencia de una de los artistas más importantes de Alcoy. Ante el clamoroso desprecio a Ovidi Montllor, resulta inevitable preguntarse ¿qué demonios entenderá esta gente por cultura?

Diario Información